Cáncer

Cáncer

Un TAC coronal mostrando un cáncer en la cavidad pulmonar.
Leyenda: → tumor ←,  derrame pleural central, 1 & 3 pulmones, 2 columna vertebral, 4 costillas, 5 aorta, 6 bazo, 7 & 8 riñones, 9 hígado.
Clasificación y recursos externos
Especialidad Oncología
CIE-10 C00C97
CIE-9 140239
CIAP-2 A79
DiseasesDB 28843
MedlinePlus 001289
MeSH D009369
 Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]
Esquema en el que se representa la división de las células normales, el fenómeno de la apoptosis o muerte celular programada, y la división de las células cancerosas, las cuales escapan a la apoptosis.

El cáncer es el nombre común que recibe un conjunto de enfermedades relacionadas en las que se observa un proceso descontrolado en la división de las células del cuerpo.[1] Puede comenzar de manera localizada y diseminarse a otros tejidos circundantes.[2] En general conduce a la muerte del paciente si este no recibe tratamiento adecuado. Se conocen más de doscientos tipos diferentes de cáncer. Los más comunes son: de piel, de pulmón, de mama y colorrectal.[3]

El cáncer se menciona en documentos históricos muy antiguos, entre ellos papiros egipcios del año 1600 a. C. que hacen una descripción de la enfermedad. Se cree que el médico Hipócrates fue el primero en utilizar el término carcinos.[4] El uso por Hipócrates del término carcinos (‘relativo al cangrejo’) se debe a que relacionó el crecimiento anormal con el cuerpo del cangrejo. El término cáncer proviene de la palabra griega karkinoma, equivalente al latino cáncer.[5] El cáncer es el resultado de dos procesos sucesivos: la proliferación de un grupo de células, denominado tumor o neoplasia, y la capacidad invasiva que les permite colonizar y proliferar en otros tejidos u órganos, proceso conocido como metástasis.[6]

La malignidad del cáncer es variable, según la agresividad de sus células y demás características biológicas de cada tipo tumoral. En general, el comportamiento de las células cancerosas se caracteriza por carecer del control reproductivo que requiere su función original, perdiendo sus características primitivas y adquiriendo otras que no les corresponden, como la capacidad de invadir de forma progresiva y por distintas vías a órganos próximos (metástasis), con crecimiento y división más allá de los límites normales del órgano, diseminándose por el organismo fundamentalmente a través del sistema linfático o el sistema circulatorio, y ocasionando el crecimiento de nuevos tumores en otras partes del cuerpo alejadas de la localización original.[7]

Las diferencias entre tumores benignos y malignos consisten en que los primeros son de crecimiento lento, no se propagan a otros tejidos y rara vez recidivan tras ser extirpados, mientras que los segundos son de crecimiento rápido, se propagan a otros tejidos, recidivan con frecuencia tras ser extirpados y provocan la muerte en un periodo variable de tiempo, si no se realiza tratamiento.[8] Los tumores malignos tienen repercusiones graves, puesto que estas células consumen los nutrientes que necesitan otros órganos. Estas masas cancerosas cada vez mayores consumen nutrientes y energía. Mientras crece un tumor, este crea vasos sanguíneos (angiogénesis) para alimentarse, ya que requiere energía, de modo que "mata de hambre" a los órganos que lo rodean.[9]Los tumores benignos pueden recurrir localmente en ciertos casos, pero no suelen dar metástasis a distancia ni matar al portador, con algunas excepciones. Las células normales al entrar en contacto con las células vecinas inhiben su multiplicación, pero las células malignas no tienen este freno. La mayoría de los cánceres forman tumores sólidos, pero algunos no, por ejemplo la leucemia.[10]

El cáncer puede afectar a personas de todas las edades, incluso a fetos, pero el riesgo de sufrir los más comunes se incrementa con la edad. El cáncer causa cerca del 13 % de todas las muertes. De acuerdo con la Sociedad Americana Contra el Cáncer, 7,6 millones de personas murieron por esta enfermedad en el mundo durante el año 2007.[11]

El proceso por el cual se produce el cáncer (carcinogénesis) es causado por anormalidades en el material genético de las células. Estas anormalidades pueden ser provocadas por distintos agentes carcinógenos, como la radiación ionizante, ultravioleta, productos químicos procedentes de la industria, del humo del tabaco y de la contaminación en general, o de agentes infecciosos como el virus del papiloma humano o el virus de la hepatitis B.[7] Otras anormalidades genéticas cancerígenas son adquiridas durante la replicación normal del ADN, al no corregirse los errores que se producen durante dicho proceso, o bien son heredadas y, por consiguiente, se presentan en todas las células desde el nacimiento y originan mayor probabilidad de que se presente la enfermedad. Existen complejas interacciones entre el material genético y los carcinógenos, un motivo por el que algunos individuos desarrollan cáncer después de la exposición a carcinógenos y otros no. Nuevos aspectos de la genética del cáncer, como la metilación del ADN y los microARNs, están siendo estudiados como importantes factores a tener en cuenta por su implicación.[12]

Las anormalidades genéticas encontradas en las células cancerosas pueden consistir en una mutación puntual, translocación, amplificación, deleción, y ganancia o pérdida de un cromosoma completo. Existen genes que son más susceptibles a sufrir mutaciones que desencadenen cáncer. Esos genes, cuando están en su estado normal, se llaman protooncogenes, y cuando están mutados se llaman oncogenes.[13] Lo que esos genes codifican suelen ser receptores de factores de crecimiento, de manera que la mutación genética hace que los receptores producidos estén permanentemente activados, o bien codifican los factores de crecimiento en sí, y la mutación puede hacer que se produzcan factores de crecimiento en exceso y sin control.[13]

Clasificación

El cáncer se clasifica según el tejido a partir del cual las células cancerosas se originan. El diagnóstico está, en gran medida, influenciado por el tipo de tumor y la extensión de la enfermedad. Frecuentemente, en estados iniciales, los síntomas pueden ser interpretados como procedentes de otras patologías. Aunque las primeras manifestaciones de la enfermedad provienen de síntomas, análisis de sangre o radiografías, el diagnóstico definitivo requiere un examen histológico con microscopio. La clasificación histológica tras la biopsia de la lesión, sirve para determinar el tratamiento más adecuado.[14]

Una vez detectado, se trata con la combinación apropiada de cirugía, quimioterapia y radioterapia, dependiendo del tipo, localización y etapa o estado en el que se encuentre. En los últimos años se ha producido un significativo progreso en el desarrollo de medicamentos que actúan específicamente en anormalidades moleculares de ciertos tumores y minimizan el daño a las células normales. No obstante, a pesar de las mejoras continuas de las tasas de curación, algunas formas de cáncer continúan presentando mal pronóstico.[15]

Nomenclatura

Tejido Benigno Maligno (cáncer)
PielPapilomaCarcinoma espinocelular
Carcinoma basocelular
Tejido glandularAdenoma
Cistoadenoma
Adenocarcinoma
Cistoadenocarcinoma
MelanocitosNevusMelanoma
Tejido fibrosoFibromaFibrosarcoma
Tejido adiposoLipomaLiposarcoma
CartílagoCondroma Condrosarcoma
HuesoOsteomaOsteosarcoma
Músculo lisoLeiomiomaLeiomiosarcoma
Músculo estriadoRabdomioma Rabdomiosarcoma
Endotelio vasos sanguíneosHemangiomaHemangiosarcoma
Endotelio vasos linfáticosLinfangiomaLinfangiosarcoma
Células precursoras de la sangre
y afines
Leucemia, Linfoma
Mieloma múltiple

Todos los tumores, benignos y malignos, tienen dos componentes básicos en su estructura: Las células proliferantes que forman el tumor propiamente dicho y constituyen el parénquima, y su estroma de sostén, constituido por tejido conectivo y vasos sanguíneos, este último está formado por tejidos no tumorales cuya formación ha sido inducida por el propio tumor. La nomenclatura oncológica se basa en el componente parenquimatoso. Se usan dos criterios de clasificación: el tejido del que derivan y su carácter benigno o maligno.

El 90 % de los tumores son generados por células epiteliales, denominándose carcinomas. Los sarcomas derivados de células del tejido conectivo o muscular. Las leucemias, linfomas, y mielomas, originados por células de la sangre, y los neuroblastomas y gliomas, que derivan de células del sistema nervioso.[16]

Conceptos semejantes

Epidemiología

Cánceres en varones de Estados Unidos[20]
Cáncer de pulmón31 %
Cáncer de próstata10 %
Cáncer de colon y recto8 %
Cáncer de páncreas6 %
Leucemia4 %
Hígado y vesícula4 %
Cánceres en mujeres de Estados Unidos[20]
Cáncer de pulmón26 %
Cáncer de mama15 %
Cáncer de colon y recto9 %
Cáncer de páncreas 6 %
Cáncer de ovario6 %
Leucemia4 %

Etiología

Células causantes de Leucemia

No se debe pensar en el cáncer como una enfermedad de causa única, sino más bien como el resultado final de una interacción de múltiples factores de riesgo. La gran mayoría de los cánceres, aproximadamente el 90-95 % de los casos, tiene como causa factores ambientales. El 5-10 % restante se debe a factores genéticos.[25]

La expresión "factores ambientales" se refiere no solo a la contaminación, sino a cualquier causa que no se hereda genéticamente, como el estilo de vida, los factores económicos y de comportamiento.[26]

Alrededor de un tercio de las muertes por cáncer se debe a los cinco principales riesgos conductuales y dietéticos: índice de masa corporal alto, baja ingesta de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol. El consumo de tabaco es la causa de alrededor del 20% de las muertes por cáncer. Ciertas infecciones virales (como la hepatitis B, la hepatitis C y el virus del papiloma humano) son responsables de hasta el 20% de las muertes por cáncer en los países subdesarrollados o en vías de desarrollo.[27]

Con excepción de las transmisiones raras que ocurren en los embarazos y solo unos casos marginales en donantes de órganos, el cáncer en general no es una enfermedad transmisible.[28]

Productos químicos

La exposición a determinadas sustancias se ha relacionado con tipos específicos de cáncer. Estas sustancias se denominan carcinógenos.

El consumo de tabaco causa el 90 % del cáncer de pulmón.[29] También produce cánceres en la cabeza y cuello, cáncer de laringe, de esófago, de vejiga, de estómago, de riñón y de páncreas.[30] El humo del tabaco contiene más de cincuenta carcinógenos conocidos, incluyendo nitrosaminas e hidrocarburos aromáticos policíclicos.[31] El tabaco es responsable de aproximadamente un tercio de todas las muertes por cáncer en el mundo desarrollado[32] y una de cada cinco en todo el mundo.[31]

En Europa occidental, el 10 % de los cánceres en los hombres y el 3 % de los cánceres en las mujeres se atribuyen a la exposición al alcohol, especialmente el cáncer de hígado y del tracto digestivo.[33]

Se cree que el cáncer relacionado con la exposición a sustancias en el trabajo puede representar entre el 2-20 % de todos los casos.[34] Cada año, al menos 200 000 personas mueren en todo el mundo de cáncer relacionado con sus lugares de trabajo. Millones de trabajadores corren el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como el de pulmón y el mesotelioma por la inhalación de humo de tabaco o las fibras de amianto, o leucemia por la exposición al benceno.[35]

Factores dietéticos y ejercicio

Ciertos factores dietéticos, la inactividad física y la obesidad están relacionados con hasta 30-35% de las muertes por cáncer.[25][36] Se cree que la inactividad puede contribuir al riesgo de desarrollar cáncer, no solo a través de su efecto sobre el peso corporal, sino también por los efectos negativos sobre el sistema endocrino y el sistema inmunológico.[36] Algunos alimentos concretos están vinculados a tipos específicos de cáncer.[37]

Infección

En todo el mundo, aproximadamente el 18% de las muertes por cáncer están relacionadas con enfermedades infecciosas. Esta proporción varía en diferentes regiones del mundo, con el máximo en África (25%) y menos del 10% en el mundo desarrollado.[25]

Los virus que pueden causar cáncer se denominan oncovirus. Estos incluyen el virus del papiloma humano (cáncer cervical), el virus de Epstein-Barr (enfermedad linfoproliferativa de tipo B y carcinoma de nasofaringe o cavum), el human herpesvirus 8 (sarcoma de Kaposi), los virus de la hepatitis B y la hepatitis C (carcinoma hepatocelular) y el virus linfotrópico de células T humanas (leucemias de células T). Ciertas infecciones bacterianas también pueden aumentar el riesgo de cáncer, como se ve en el cáncer de estómago inducido por Helicobacter pylori.[38] Las infecciones parasitarias fuertemente asociados con el cáncer incluyen Schistosoma haematobium (cáncer de vejiga) y los trematodos hepáticos Opisthorchis viverrini y Clonorchis sinensis (cáncer de las vías biliares).[39]

Radiación

El melanoma es un tumor maligno de la piel cuya aparición se ve favorecida por exposiciones prolongadas sin protección a la radiación solar.

Hasta un 10% de los cánceres invasivos están relacionados con la exposición a radiación, incluyendo tanto la radiación ionizante y la radiación no ionizante.[25] La gran mayoría de los cánceres no invasivos son cánceres de piel no melanoma, causados por la radiación ultravioleta no ionizante, principalmente de la luz solar. Las fuentes de radiación ionizante incluyen imágenes médicas y el gas radón.

La radiación ionizante no es un mutágeno particularmente fuerte. Es una fuente más potente de riesgo de desarrollar cáncer cuando se combina con otros agentes cancerígenos, como por ejemplo la combinación de la exposición al gas radón más el consumo de tabaco. Los niños y adolescentes tienen el doble de probabilidades de desarrollar leucemia inducida por la radiación que los adultos. La exposición a la radiación durante la gestación tiene un efecto diez veces más potente.[40] El uso médico de la radiación ionizante es una pequeña, pero creciente, fuente de cánceres inducidos por la radiación. Se puede utilizar para tratar otros tipos de cáncer, pero esto puede, en algunos casos, inducir una segunda forma de cáncer.[40] También se utiliza en algunos tipos de imágenes médicas, con fines diagnósticos.[41]

La exposición prolongada a la radiación ultravioleta del sol puede provocar melanomas y otros tumores malignos de piel. Las evidencias demuestran que la radiación ultravioleta, especialmente UVB, es la causa de la mayoría de los cánceres de piel no melanoma, que son las formas más comunes de cáncer en el mundo.[42]

La radiación no ionizante de radiofrecuencia procedente de los teléfonos móviles, la transmisión de energía eléctrica y otras fuentes similares, se ha descrito como un posible carcinógeno por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (International Agency for Research on Cancer, IARC).[43] Sin embargo, los estudios no han encontrado una relación consistente entre la radiación de los teléfonos móviles y el riesgo de cáncer.[44]

Genética

Las alteraciones genéticas que provocan el cáncer consisten en mutaciones que inactivan genes cuya función es limitar la división celular y eliminar células muertas o defectuosas. En otras ocasiones, las mutaciones potencian la acción de genes que favorecen el movimiento y la multiplicación de las células afectadas.[20]

Una única mutación en el material genético celular no es capaz de transformar una célula sana en cancerosa; por el contrario, se requieren múltiples mutaciones, las cuales pueden producirse por la acción de agentes cancerígenos externos como la radiactividad, o ser debidas a errores internos en la replicación y corrección del ADN. Estas mutaciones deben provocar alguna alteración en la secuencia de protooncogenes y genes supresores de tumores, los cuales son los encargados de regular el ciclo celular y la muerte celular programada (apoptosis).[20] Una pequeña subpoblación de las células que componen el tumor está formada por las células madre del cáncer, las cuales juegan un papel crucial en la iniciación, persistencia y diseminación de la enfermedad, así como en la resistencia a la acción de los fármacos que se emplean como tratamiento. Las células madres del cáncer son clave para entender la génesis de un tumor maligno.[45]

La gran mayoría de los cánceres no son hereditarios. Sin embargo, algunas personas tienen un riesgo muy alto de padecer cáncer a lo largo de su vida, por presentar en su material genético ciertos genes heredados que hacen más probable la aparición de la enfermedad, por ejemplo familias que presentan mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2, tienen alta probabilidad de desarrollar cáncer de mama.[46] Por otra parte, algunas enfermedades hereditarias predisponen a la aparición de diferentes tipos de cáncer:[47]

Menos del 0,3% de la población es portadora de una mutación genética que tenga un gran efecto sobre el riesgo de cáncer y estos causan menos del 3-10% de todos los cánceres.[44]

Agentes físicos

Algunas sustancias causan cáncer principalmente a través de su efecto físico, en vez de químico, sobre las células. Un ejemplo destacado es la exposición al amianto (fibras minerales de origen natural que son una importante causa de mesotelioma). Otras sustancias en esta categoría, incluyendo tanto las de origen natural y como las fibras sintéticas similares al amianto, son la wollastonita, la atapulgita, la lana de vidrio y la lana de roca, las cuales se cree que tienen efectos similares. Materiales con partículas no fibrosas que causan cáncer incluyen el polvo metálico de cobalto y níquel, y la sílice cristalina (cuarzo, cristobalita y tridimita). Por lo general, los carcinógenos físicos deben entrar en el cuerpo (por ejemplo, a través de la inhalación de pequeñas partículas) y requieren años de exposición para llegar a desarrollar cáncer.[53]

Hormonas

Algunas hormonas juegan un papel en el desarrollo del cáncer, mediante la promoción de la proliferación celular.[54] Los factores de crecimiento insulínico desempeñan un papel clave en la proliferación de células cancerosas, la diferenciación celular y la apoptosis, lo que sugiere la posible participación en la carcinogénesis.[55]

Las hormonas son agentes importantes en los cánceres relacionados con el sexo, como el cáncer de mama, de endometrio, de próstata, de ovario y de testículo, y también en el cáncer de tiroides y el cáncer de hueso. Por ejemplo, las hijas de mujeres con cáncer de mama tienen niveles significativamente más altos de estrógenos y progesterona en comparación a las hijas de las mujeres sin cáncer de mama. Estos niveles hormonales más altos pueden explicar por qué estas mujeres tienen mayor riesgo de desarrollar un cáncer de mama, incluso en ausencia de factores genéticos. Del mismo modo, los hombres de ascendencia africana tienen niveles significativamente más altos de testosterona que los hombres de ascendencia europea, con un nivel correspondientemente mucho más alto de cáncer de próstata. Los hombres de ascendencia asiática, que presentan los niveles más bajos de testosterona, tienen los niveles más bajos de cáncer de próstata.[54]

Las personas obesas tienen mayores niveles de algunas hormonas asociadas con el cáncer y una mayor tasa de esos tipos de cáncer. Las mujeres que toman terapia de reemplazo hormonal tienen un mayor riesgo de desarrollar cánceres relacionados con las hormonas. Por otro lado, las personas que hacen más ejercicio que la media tienen menores niveles de estas hormonas, y menor riesgo de cáncer. El osteosarcoma puede ser provocado por la hormona del crecimiento.[54]

Autoinmunidad e inflamación

La evidencia demuestra que la inflamación crónica y la autoinmunidad se asocian con el desarrollo de malignidad. Además, los pacientes con un tumor maligno primario pueden desarrollar enfermedades autoinmunes.[56]

De estas relaciones observadas, la enfermedad celíaca tiene las asociaciones más fuertes y más extensas, y se relaciona con un aumento del riesgo de desarrollar todo tipo de cánceres.[56][57] Los más frecuentes son los relacionadas con linfomas no Hodgkin de células B o T, bien sean intestinales o de otros órganos. La probabilidad de desarrollar cánceres gastrointestinales es un 60% superior al de la población general.[57] El riesgo es mayor en las personas con enfermedad celíaca sin diagnosticar y disminuye tiempo después del diagnóstico,[57] probablemente debido a la adopción de la dieta sin gluten estricta, que parece tener un papel protector contra el desarrollo de cánceres en los celíacos,[56][57] y es la única opción para prevenir contra ciertos raros tipos de cáncer, muy agresivos.[58] No obstante, el frecuente retraso en el diagnóstico de la enfermedad celíaca aumenta la probabilidad de desarrollar malignidad.[57] El efecto protector de la dieta sin gluten es especialmente eficaz cuando se inicia durante el primer año de vida.[58]

Otras condiciones que demuestran extensas asociaciones con el cáncer, principalmente neoplasias del intestino, incluyen la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, agrupadas bajo la denominación de enfermedad inflamatoria intestinal. Otras enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus eritematoso sistémico, que afectan a múltiples órganos y sistemas, tienen asociaciones significativas tanto con el desarrollo de tipos focales de cáncer en todo el cuerpo como con neoplasias linfoproliferativas y hematológicas.[56]

A diferencia de la mayoría de las enfermedades inflamatorias crónicas y autoinmunes, la esclerosis múltiple se asocia inversamente con el desarrollo del cáncer en la mayoría de los sistemas y órganos.[56]

Permeabilidad intestinal aumentada

Una función muy importante del tracto gastrointestinal es su capacidad para regular el tráfico de macromoléculas procedentes del medio ambiente, a través de un mecanismo de barrera protectora. Junto con el tejido linfoide asociado al intestino y la red neuroendocrina, la barrera epitelial intestinal, con sus uniones estrechas intercelulares, controla el equilibrio entre la tolerancia y la inmunidad a los antígenos ambientales.[59]

La zonulina es el único modulador fisiológico de las uniones estrechas intercelulares bien conocido actualmente; está implicada en el tráfico de macromoléculas y, por tanto, en el balance tolerancia/respuesta inmune.[59] La función principal de la zonulina es regular el flujo de moléculas entre el intestino y el torrente sanguíneo, aflojando las uniones estrechas intercelulares para permitir el paso de nutrientes y bloqueando el paso de macromoléculas (fragmentos de nutrientes incompletamente digeridos) y microorganismos del intestino proximal.[60] Cuando hay una sobreproducción de zonulina, se abren las uniones estrechas de la pared intestinal (aumenta la permeabilidad intestinal), el intestino pierde su capacidad de barrera protectora y pasan al torrente sanguíneo macromoléculas que no deberían pasar, lo que puede ocasionar (tanto en el intestino como en otros órganos) reacciones autoinmunes, inflamatorias y trastornos neoplásicos, en personas con predisposición genética.[59]

Los dos factores más potentes que desencadenan la liberación de zonulina y provocan aumento de la permeabilidad intestinal son ciertas bacterias intestinales y la gliadina (proteína que forma parte del gluten),[59] independientemente de la predisposición genética, es decir, tanto en celíacos como en no celíacos.[61][62] Otras posibles causas son la prematuridad, la exposición a la radiación y la quimioterapia.[59]

Una revisión sistemática de la literatura reveló que la molécula precursora de haptoglobina (HP) 2 (identificada como zonulina, por lo que los dos términos se pueden utilizar indistintamente), representa un biomarcador de varias condiciones patológicas, incluyendo enfermedades autoinmunes, cáncer y enfermedades del sistema nervioso. Un dato interesante es que los genes relacionados con estas tres clases de enfermedades se han mapeado en el cromosoma 16.[59]

Los principales cánceres cuya relación con la zonulina ha sido probada o se sospecha, son:[59]

En general, se acepta que la interacción entre los factores ambientales y los genes de susceptibilidad específicos es la responsable de la aparición de enfermedades autoinmunes, cánceres, infecciones y alergias. Menos del 10% de aquellas personas con una mayor susceptibilidad genética desarrollan la enfermedad, lo que sugiere la participación de un fuerte desencadenante ambiental, que afecta también al progreso y pronóstico de la enfermedad. En la mayoría de los casos, el aumento de la permeabilidad intestinal aparece antes que la enfermedad y desencadena el proceso multiorgánico que provoca el desarrollo de enfermedades sistémicas, como el cáncer.[59]

El descubrimiento del papel de la permeabilidad intestinal en el desarrollo de estas enfermedades desbarata las teorías tradicionales y sugiere que estos procesos pueden ser detenidos si se impide la interacción entre los genes y los factores ambientales desencadenantes, a través del restablecimiento de la función de la barrera intestinal dependiente de la zonulina.[59]

Patogenia

Mecanismos supresores de tumores

La transformación maligna de las células normales consiste en la adquisición progresiva de una serie de cambios genéticos específicos que se producen desobedeciendo los fuertes mecanismos antitumorales que existen en todas las células normales. Estos mecanismos incluyen:

Una causa de fallo en la función supresora de tumores es la formación de aductos en el ADN, uniones entre el material genético y alguno de los componentes químicos presentes en el tabaco y otras sustancias o carcinógenos, lo cual implica errores en el proceso de replicación y transcripción, que concluirá con la formación de mutaciones en genes supresores de tumores como P53.[66]

Morfología y crecimiento tumoral

Las células tumorales tienen una morfología alterada que depende de la diferenciación y de la anaplasia. La diferenciación celular de un tumor es el grado en el que las células cancerosas se asemejan a las células no cancerosas de las que proceden, tanto morfológica como funcionalmente. Las células sanas que constituyen el organismo están muy diferenciadas, lo que les permite realizar funciones específicas.[67] Generalmente, los tumores benignos son bien diferenciados y los tipos de cáncer varían desde los muy diferenciados hasta los indiferenciados. Un grado de diferenciación bajo indica que las células tumorales son muy diferentes a lo que deberían ser para desarrollar las funciones habituales en el organismo. La anaplasia es la ausencia de diferenciación que conlleva a una falta de especialización o de función celular. Cuanto más indiferenciado sea un cáncer, mayor es su malignidad y más alta es su velocidad de crecimiento.

El crecimiento del cáncer es descontrolado y acelerado por un proceso de división celular continuo. Además las células tumorales son capaces de infiltrar o penetrar en los tejidos normales e invadirlos, destruyendo las células normales del órgano afectado que pierde su función. También viajan a través de los vasos sanguíneos o linfáticos a otras partes del organismo, produciendo tumores hijos o metástasis. Las principales características de los tumores malignos son las siguientes:

Genética

El cáncer es una enfermedad genética producida por la mutación en determinados genes que pueden ser de tres tipos:

Diagnóstico

Mamografía de una mama normal a la izquierda y de cáncer de mama a la derecha

Para el diagnóstico del cáncer, el primer paso es una historia clínica realizada por el médico, para determinar si existe algún síntoma sospechoso en el paciente. Los síntomas pueden ser muy variados, dependiendo del órgano afectado, por ejemplo esputos con sangre en el cáncer de pulmón, hemorragia en las heces en el cáncer de colon, dificultad para orinar en el cáncer de próstata o la aparición de un nódulo palpable en el cáncer de mama. El segundo paso consiste generalmente en realizar una prueba complementaria, para confirmar la sospecha, puede consistir en radiografía de pulmón, de mama (mamografía), endoscopia u otros estudios como análisis de sangre, ecografías, resonancia magnética nuclear o tomografía axial computerizada. Para llegar al diagnóstico de certeza, suele ser necesario tomar una muestra del tumor (biopsia), para realizar un estudio histológico del tejido. También se realizan algunos estudios especiales moleculares o genéticos, algunos de los cuales se citan a continuación.[7][73]

Biomarcadores

Son moléculas que se encuentran en la sangre o en los tejidos tumorales y no se expresan habitualmente en una célula normal. Su presencia sirve como indicador de la existencia de un proceso patológico, o bien indica si existe riesgo de desarrollarlo, o informa del pronóstico y la respuesta a una terapia concreta.[74] Se pueden estudiar marcadores proteómicos (proteínas), genómicos, cromosómicos o anomalías génicas en oncogenes o genes supresores de tumores. Algunos de los marcadores más estudiados son:[75]

Gradación y estadificación

El melanoma de iris, como el que se observa en la imagen, es un tumor maligno que puede diseminarse fácilmente y producir metástasis en otros órganos

La gradación es un sistema que emplea para clasificar las células cancerosas en cuanto a su diferencia de las células normales observadas al microscopio. El grado histológico, también llamado diferenciación, se refiere a la semejanza que tengan las células del tumor con las células normales del mismo tipo de tejido. Las células bien diferenciadas o de grado 1 se parecen a las células normales, por ello tienden a multiplicarse lentamente y el cáncer es menos agresivo, por contra las células indiferenciadas o de grado 4, tienden a multiplicarse y extenderse con más rapidez, por lo que se encuentran en cánceres que se comportan con más agresividad.[84]

Grado:

La estadificación se utiliza para describir la gravedad del cáncer basándose en la extensión del tumor original y si el cáncer se ha diseminado en el cuerpo. El sistema más empleado es el TNM (Tumor, Node (nódulo, ganglio) y Metástasis) que valora la enfermedad local (tamaño tumoral), regional (número de ganglios afectados) y diseminación a distancia (presencia de metástasis).[85]

Tamaño del tumor

Ganglios linfáticos regionales

Metástasis

Elementos comunes de los sistemas de estadificación:

Tratamiento

El tratamiento del cáncer se fundamenta en tres pilares: cirugía, quimioterapia y radioterapia. Otras posibilidades de tratamiento incluyen la hormonoterapia, inmunoterapia, nuevas dianas terapéuticas no citotóxicas y el trasplante de médula. El tratamiento puede ser multidisciplinar, por exigir la cooperación entre distintos profesionales: médico de familia, cirujano, oncólogo, dermatólogo, neumólogo, ginecólogo, etc.

La elección del tratamiento más adecuado puede consultarse con el médico si es que existe más de una opción disponible. Si las decisiones sobre el tratamiento son complejas, el paciente podrá solicitar una segunda opinión, y en algunas ocasiones puede participar en un estudio o investigación que se esté realizando en el hospital o sector sanitario donde recibe atención, tales estudios, llamados ensayos clínicos, se diseñan para mejorar las terapias contra cáncer. La respuesta al tratamiento puede ser completa, si se ha producido la desaparición de todos los signos y síntomas de la enfermedad, o parcial, si existe una disminución significativa de todas las lesiones mensurables. En el plan de tratamiento hay que definir si la intención es curativa o paliativa. Dada la incapacidad actual de la ciencia para curar los tipos de cáncer más agresivos en estados avanzados de evolución, en algunas ocasiones es preferible renunciar a la intención curativa y aplicar un tratamiento paliativo que proporcione el menor grado posible de malestar y conduzca a una muerte digna. En todo momento el apoyo emocional cobra una importancia primordial.

Cirugía

La extirpación del tumor en el quirófano por un cirujano, continua siendo la base fundamental del tratamiento del cáncer. La cirugía puede ser curativa, cuando se extirpa el tumor en su totalidad, o paliativa, cuando su objetivo es evitar complicaciones inmediatas, intentando por ejemplo evitar el efecto compresivo del tumor maligno sobre un órgano cercano.[14]

Radioterapia

Consiste en la utilización de radiaciones ionizantes para destruir las células malignas y hacer desaparecer el tumor o disminuir su tamaño. Aunque el efecto de la radiación provoca también daño en las células normales, estas tienden a recuperarse y continuar con su función.[14]

Quimioterapia

Consiste en la utilización de una serie de medicamentos que se llaman citostáticos, son sustancias que tienen la capacidad de inhibir la evolución de los tumores malignos restringiendo ciertos mecanismos bioquímicos específicos de la multiplicación de sus células dificultando el proceso de división. Estos medicamentos constituyen un grupo heterogéneo de diversas sustancias que se utilizan de forma preferente, aunque no exclusiva, en el tratamiento del cáncer. Algunas de las más empleadas son la ciclofosfamida, el 5-fluorouracilo y el metotrexato.[86]

Es importante evaluar y comparar la calidad de vida y el estado emocional, (ansiedad y depresión) de los pacientes oncológicos que reciben quimioterapia.[87] Para ello se puede utilizar la Escala de Ansiedad y Depresión Hospitalaria (HAD) validada en población española de pacientes con cáncer.[88]

Inmunoterapia o terapia biológica

Consiste en la utilización de diversas moléculas, entre ellas citocinas y anticuerpos monoclonales como el bevacizumab, cetuximab y trastuzumab, diseñados mediante técnicas de ingeniería genética, que de alguna forma intentan destruir las células cancerosas empleando la capacidad del sistema inmunitario para hacer diana en procesos celulares disfuncionales concretos. El mecanismo de acción de estas sustancias es más específico que el de la quimioterapia y se pretende de está forma minimizar el daño a las células normales, sin embargo esta terapia no ha alcanzado el desarrollo de la quimioterapia.[89]

Hormonoterapia

Se basa en utilizar medicamentos que interfieren con la producción de hormonas o su acción, con el objetivo de disminuir la velocidad de crecimiento de algunos tipos de cáncer que afectan a tejidos hormonodependientes, como el cáncer de mama y endometrio en la mujer, o el de próstata en el varón. Entre los fármacos que pertenecen a este grupo se encuentran los antiestrógenos como el tamoxifeno y los antiandrógenos, como el acetato de ciproterona. También se considera terapia hormonal la utilización de la cirugía para eliminar los órganos productores de hormonas, por ejemplo extirpación de ovarios en el cáncer de mama.[89]

Trasplante de médula ósea

Se aplica principalmente al tratamiento de algunas formas de leucemia y linfoma.[90]

Terapia génica

Utiliza virus para introducir genes al ADN de las células cancerosas para convertirlas en células no cancerosas. La terapia génica aún se encuentra en fase de experimentación, y uno de los grandes problemas de la terapia génica radica en la ausencia de sistemas portadores adecuados que lleven los genes exactamente a las células de diana.[91]

Aspectos psicológicos

Una vez establecido el diagnóstico, es importante tener en cuenta los aspectos psicológicos, algunas reacciones al estrés, como consumo de alcohol, tabaco u otras drogas o unas estrategias psicológicas deficientes para afrontar los problemas, pueden perjudicar considerablemente la evolución de la enfermedad. Las líneas de tratamiento psicológico en los pacientes con cáncer se basan en la información al paciente, preparación a la hospitalización y a los efectos secundarios del tratamiento. Es importante asimismo tener en cuenta las relaciones familiares y la adaptación del individuo a los hándicaps que le provoca la enfermedad.[92] Para ello se puede utilizar la Escala de Apoyo Social Percibido (E.A.S.P. Rodrigllez-Marín et al., 1989) para pacientes oncológicos.[93] También sería conveniente valorar el afrontamiento y las creencias de control sobre todo en la etapa de seguimiento. [94]

Cuidados paliativos

Es la atención que se les da a los pacientes con objeto de mejorar su calidad de vida. La meta no es la curación, sino tratar los síntomas de la enfermedad, los efectos secundarios del tratamiento y los problemas psicológicos, derivados. Uno de los aspectos más importantes, aunque no el único, consiste en el tratamiento del dolor.[95]

Pronóstico

Supervivencia media a los 5 años (UE)[96]
Cáncer de colon y recto[96]53 %
Cáncer de pulmón[96]10 %
Melanoma[96]85 %
Cáncer de mama[96]79 %
Cáncer de ovario[96]34 %
Cáncer de próstata[96]74 %
Cáncer de testículo[96]96 %
Enfermedad de Hodgkin[96]80 %
Cáncer de páncreas[97]5 %

Las posibilidades de supervivencia una vez realizado el diagnóstico, dependen primordialmente de lo temprano que se haya descubierto la enfermedad y del tipo de cáncer, pues algunos son más agresivos que otros. Las estadísticas de supervivencia se realizan generalmente en porcentaje de pacientes vivos 5 años después del momento del diagnóstico.[98] Excluyendo los carcinomas de piel que se curan casi en el 100 % de los casos, con las técnicas terapéuticas actuales, el cáncer es curable en aproximadamente el 50 % de los pacientes. Los principales factores que influyen en el pronóstico son:

Profilaxis

El efecto perjudicial del tabaco puede afectar a los fumadores activos y a quienes se exponen al humo (fumadores pasivos).

Existen diferentes medidas preventivas relacionadas con los hábitos de vida, alimentación y otros factores, que son capaces de disminuir la probabilidad de aparición de cáncer. Las principales son:[99]

- Fibra. El escaso consumo de fibras vegetales favorece la aparición de cáncer de colon, por ello es recomendable una dieta que contenga fibras naturales comestibles, como la celulosa presente en la fruta fresca y la celulosa presente en los panes y harinas integrales, o en el arroz integral.[7]
- Aceite de oliva. Aunque el aceite de oliva disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular e infarto agudo de miocardio por ser rico en ácidos grasos monoinsaturados, no tiene ningún efecto preventivo conocido sobre la aparición de cáncer.[101]
- Micotoxinas. Resultan nocivos los alimentos contaminados por micotoxinas (por ejemplo aflatoxinas), por favorecer la aparición de cáncer de hígado.[102]
- Se desaconseja el consumo asiduo de bebidas alcohólicas, pues incrementa el riesgo de aparición de distintos tipos de cáncer, incluyendo cáncer de laringe, cáncer de esófago y cáncer de mama.[101]
El amianto es un mineral cancerígeno que tiene muchas aplicaciones.

Screening

El screening consiste en detectar signos de una enfermedad en personas sanas que aparentemente no muestran ninguna manifestación de ella, con la finalidad de tratarla en fases precoces, cuando es más probable lograr la curación. En el campo de la oncología se ha demostrado que es útil realizar screening para la detección precoz del cáncer de mama, cáncer de cérvix y cáncer colorrectal. Sin embargo actualmente no se recomienda para otros tipos de cáncer, como el cáncer de pulmón y el cáncer de páncreas, pues no se ha logrado mejorar la supervivencia de los pacientes.[109]

El cáncer en el mundo animal

Los perros de raza bóxer son propensos a desarrollar cáncer, por lo que se recomienda mantenerlos alejados de ambientes contaminados por humo de tabaco.[115]

Los animales pueden desarrollar cáncer de la misma forma que los humanos, si bien en cada especie se presenta la enfermedad con unas características propias. La base del tratamiento veterinario es similar a la que se realiza en humanos: cirugía, quimioterapia y radioterapia. No es infrecuente que se plantee la posibilidad de amputación de una extremidad para salvar la vida del animal, en los linfomas sin embargo la única opción terapéutica es la quimioterapia.

Tumores en el mundo vegetal

Los vegetales presentan a veces tumoraciones que pueden perjudicar su desarrollo y se conocen como agallas o fitomas. Están causados por larvas de insectos, nemátodos, hongos o por determinadas bacterias como agrobacterium tumefaciens.[121][122]

Terminología

Referencias

  1. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «cáncer». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 5 de marzo de 2015.
  2. «What is the cancer?» [Definición del cáncer]. cancer.gov. Washington D. C.: National Cancer Institute. Consultado el 5 de marzo de 2015.
  3. Manual CTO de Medicina y Cirugía, tomo I, ISBN 84-930264-3-3. Consultado el 2 de febrero de 2013.
  4. Gandur, N. (s.a.). Manual de enfermería oncológica. Recuperado el 23 de septiembre de 2014
  5. Muñoz, A. (2004). Cáncer: genes y nuevas terapias. España: Hélice.
  6. Muñoz, A. (2004). Cáncer: genes y nuevas terapias. España: Hélice.
  7. 1 2 3 4 5 El Cáncer. Aspectos básicos sobre su biología, clínica, prevención, diagnóstico y tratamiento. Ministerio de Protección Social. Instituto Nacional de Cancerología, 2004. República de Colombia. Consultado el 25 de enero de 2013
  8. Juan Jaramillo Antiñón: El cáncer. Fundamentos de oncología, página 89. Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1991, ISBN 9977-67-177-X. Consultado el 25 de enero de 2013.
  9. ICPI, I. (2004). Ya puedes prevenir el cáncer. México: Victory Marketing.
  10. 1 2 3 4 5 Las características de las células cancerosas. Cancerquest. Consultado el 25 de enero de 2013
  11. Cáncer. Organización Mundial de la Salud, febrero de 2012.
  12. José Fernández Piqueras: Los microRNAs como genes de susceptibilidad en cáncer. Curso de Genética Humana. Sociedad Española de Genética, Valencia 24-26, enero de 2008. Consultado el 25 de enero de 2013.
  13. 1 2 Maite Hernández Menéndez, María de los Ángeles Ríos Hernández: Oncogenes y cáncer. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología. Rev Cubana Oncol 1999;15(2):131-9
  14. 1 2 3 Generalidades en oncología. Fundación para la Excelencia y la Calidad en la Oncología. Consultado el 3 de febrero de 2013.
  15. Tratamiento del cáncer. Organización Mundial de la Salud. Consultado el 3 de febrero de 2013
  16. Muñoz, A. (2004). Cáncer: genes y nuevas terapias. España: Hélice.
  17. RAE. «carcinoma».
  18. 1 2 3 4 Diccionario Enciclopédico Ilustrado de Medicina Dorland. Edit. Interamericana.
  19. RAE. «cancro».
  20. 1 2 3 4 5 Joan Massagué: Hacia una comprensión del cáncer. Fronteras del conocimiento. Consultado el 14 de febrero de 2013.
  21. La incidencia mundial de cáncer aumentará un 75 % en 2030 según la OMS. SINC, publicado el 31 de mayo de 2012.
  22. http://globocan.iarc.fr.
  23. http://www.iarc.fr/en/media-centre/iarcnews/pdf/Ferlay%20J_EJC_2013.pdf
  24. G. López-Abente, M. Pollán, N. Aragonés, B. Pérez Gómez, V. Hernández Barrera, V. Lope, B. Suárez: Situación del cáncer en España: incidencia. Anales Sis San Navarra v.27 n.2 Pamplona mayo-ago. 2004, ISSN 1137-6627.
  25. 1 2 3 4 Anand, P; Kunnumakkara, AB; Sundaram, C; Harikumar, KB; Tharakan, ST; Lai, OS; Sung, B; et al. (2008 Sep). «Cancer is a preventable disease that requires major lifestyle changes». Pharm Res 25 (9): 2097-116. PMC 2515569. PMID 18626751. doi:10.1007/s11095-008-9661-9.
  26. Kravchenko J, Akushevich I, Manton, KG (2009). Cancer mortality and morbidity patterns in the U. S. population: an interdisciplinary approach. Berlin: Springer. ISBN 0-387-78192-7.
  27. World Health Organization, ed. (Updated February 2015). «Cancer Fact sheet N°297». Consultado el 8 de marzo de 2015.
  28. Tolar, J; Neglia, JP (2003 Jun). «Transplacental and other routes of cancer transmission between individuals». J Pediatr Hematol Oncol 25 (6): 430-4. PMID 12794519.
  29. Biesalski HK, Bueno de Mesquita B, Chesson A, Chytil F, Grimble R, Hermus RJ, Köhrle J, Lotan R, Norpoth K, Pastorino U, Thurnham D (1998 May-Jun). «European Consensus Statement on Lung Cancer: risk factors and prevention. Lung Cancer Panel». CA Cancer J Clin 48 (3): 167-76; discussion 164-6. PMID 9594919. doi:10.3322/canjclin.48.3.167.
  30. Kuper, H; Boffetta, P; Adami, HO (2002 Sep). «Tobacco use and cancer causation: association by tumour type». J Intern Med 252 (3): 206-24. PMID 12270001. doi:10.1046/j.1365-2796.2002.01022.x.
  31. 1 2 Kuper, H; Adami, HO; Boffetta, P (2002 Jun). «Tobacco use, cancer causation and public health impact». J Intern Med 251 (6): 455-66. PMID 12028500. doi:10.1046/j.1365-2796.2002.00993.x.
  32. Sasco, AJ; Secretan, MB; Straif, K (2004 Aug). «Tobacco smoking and cancer: a brief review of recent epidemiological evidence». Lung Cancer 45 (Suppl 2:S3-9). PMID 15552776. doi:10.1016/j.lungcan.2004.07.998.
  33. Schütze M, Boeing H, Pischon T, Rehm J, Kehoe T, Gmel G, Olsen A, Tjønneland AM, Dahm CC, Overvad K, Clavel-Chapelon F, Boutron-Ruault MC, Trichopoulou A, Benetou V, Zylis D, Kaaks R, Rohrmann S, Palli D, Berrino F, Tumino R, Vineis P, Rodríguez L, Agudo A, Sánchez MJ, Dorronsoro M, Chirlaque MD, Barricarte A, Peeters PH, van Gils CH, Khaw KT, Wareham N, Allen NE, Key TJ, Boffetta P, Slimani N, Jenab M, Romaguera D, Wark PA, Riboli E, Bergmann MM (2011 Apr). «Alcohol attributable burden of incidence of cancer in eight European countries based on results from prospective cohort study». BMJ 7 (342): d1584. PMC 3072472. PMID 21474525. doi:10.1136/bmj.d1584.
  34. Irigaray, P; Newby, JA; Clapp, R; Hardell, L; Howard, V; Montagnier, L; Epstein, S; et al. (2007 Dec). «Lifestyle-related factors and environmental agents causing cancer: an overview». Biomed Pharmacother 61 (10): 640-58. PMID 18055160. doi:10.1016/j.biopha.2007.10.006.
  35. (Press release). World Health Organization, ed. (2007). «WHO calls for prevention of cancer through healthy workplaces».
  36. 1 2 Kushi, LH; Byers, T; Doyle, C; Bandera, EV; McCullough, M; McTiernan, A; Gansler, T; et al. (2006 Sep-Oct). «American Cancer Society Guidelines on Nutrition and Physical Activity for cancer prevention: reducing the risk of cancer with healthy food choices and physical activity». CA Cancer J Clin 56 (5): 254–81; quiz 313–4. PMID 17005596. doi:10.3322/canjclin.56.5.254.
  37. Park, S; Bae, J; Nam, BH; Yoo, KY (2008 Jul-Sep). «Aetiology of cancer in Asia». Asian Pac J Cancer Prev. 9 (3): 371-80. PMID 18990005.
  38. Pagano, JS; Blaser, M; Buendia, MA; Damania, B; Khalili, K; Raab-Traub, N; Roizman, B (2004 Dec). «Infectious agents and cancer: criteria for a causal relation». Semin Cancer Biol 14 (6): 453–71. PMID 15489139. doi:10.1016/j.semcancer.2004.06.009.
  39. Samaras, V; Rafailidis, PI; Mourtzoukou, EG; Peppas, G; Falagas, ME (2010 Jun 3). «Chronic bacterial and parasitic infections and cancer: a review». J Infect Dev Ctries 4 (5): 267-81. PMID 20539059. doi:10.3855/jidc.819.
  40. 1 2 Chapter 14: Ionizing Radiation". In Kufe DW, Pollock RE, Weichselbaum RR, Bast RC Jr, Gansler TS, Holland JF, Frei E III. Cancer medicine (6th ed.). Hamilton, Ont: B.C. Decker. ISBN 1-55009-113-1
  41. Brenner, DJ; Hall, EJ (2007 Nov 29). «Computed tomography--an increasing source of radiation exposure». N Engl J Med 357 (22): 2277-84. PMID 18046031. doi:10.1056/NEJMra072149.
  42. Cleaver JE, Mitchell DL (2000). "15. Ultraviolet Radiation Carcinogenesis". In Bast RC, Kufe DW, Pollock RE, et al. Holland-Frei Cancer Medicine (5th ed.). Hamilton, Ontario: B.C. Decker. ISBN 1-55009-113-1
  43. World Health Organization (ed.). «IARC classifies radiofrequency electromagnetic fields as possibly carcinogenic to humans».
  44. 1 2 Roukos, DH (2009 Apr). «Genome-wide association studies: how predictable is a person's cancer risk?». Expert Rev Anticancer Ther 9 (4): 389-92. PMID 19374592. doi:10.1586/era.09.12.
  45. Natasha Y. Frank, Tobias Schatton, Markus H. Frank: The therapeutic promise of the cancer stem cell concept. The Journal of Clinical Investigation, 2010; 120(1): 41–50. doi: 10.1172/JCI41004.
  46. Feliciano J. Ramos Fuentes: «Genética y cáncer: Diagnóstico molecular.» Boletín Oncológico del área sanitaria de Teruel. Consultado el 14 de febrero de 2013
  47. Programa de asesoramiento genético en cáncer familiar. Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas.
  48. Página de Lynch Syndrome de GeneReviews (NCBI).
  49. Hsu, Evelyn K; Mamula, Petar; Ruchelli, Eduardo D (3 de enero de 2011). «Intestinal Polyposis Syndromes». Reference (en inglés). Medscape. Consultado el 20 de julio de 2014.
  50. Neoplasia Endocrina Múltiple. Clínica Universitaria de Navarra. Consultado el 19 de febrero de 2013.
  51. Online MendelianInheritance in Man: Síndrome de Peutz-Jeghers.
  52. Kimonis V, Goldstein A, Pastakia B, Yang M, Kase R, DiGiovanna J, Bale A, Bale S (1997). «Clinical manifestations in 105 persons with nevoid basal cell carcinoma syndrome». Am J Med Genet 69 (3): 299-308. PMID 9096761. doi:10.1002/(SICI)1096-8628(19970331)69:3<299::AID-AJMG16>3.0.CO;2-M.
  53. Maltoni CFM, Holland JF (2000). "Chapter 16: Physical Carcinogens". In Bast RC, Kufe DW, Pollock RE, et al. Holland-Frei Cancer Medicine (5th ed.). Hamilton, Ontario: B.C. Decker. ISBN 1-55009-113-1.
  54. 1 2 3 Henderson BE, Bernstein L, Ross RK (2000). "Chapter 13: Hormones and the Etiology of Cancer". In Bast RC, Kufe DW, Pollock RE, et al. Holland-Frei Cancer Medicine (5th ed.). Hamilton, Ontario: B.C. Decker. ISBN 1-55009-113-1
  55. Rowlands, MA; Gunnell, D; Harris, R; Vatten, LJ; Holly, JM; Martin, RM (15 de mayo de 2009). «Circulating insulin-like growth factor peptides and prostate cancer risk: a systematic review and meta-analysis». Int J Cancer 124 (10): 2416-29. PMC 2743036. PMID 19142965. doi:10.1002/ijc.24202.
  56. 1 2 3 4 5 Franks, AL; Slansky, JE (2012 Apr). «Multiple associations between a broad spectrum of autoimmune diseases, chronic inflammatory diseases and cancer». Anticancer Res 32 (4): 1119-36. PMC 3349285. PMID 22493341.
  57. 1 2 3 4 5 Han Y, Chen W, Li P, Ye J (2015). «Association Between Coeliac Disease and Risk of Any Malignancy and Gastrointestinal Malignancy: A Meta-Analysis.». Medicine (Baltimore) (Meta-análisis) 94 (38): e1612. PMC 4635766. PMID 26402826. doi:10.1097/MD.0000000000001612.
  58. 1 2 Catassi C, Bearzi I, Holmes GK (abril de 2005). «Association of celiac disease and intestinal lymphomas and other cancers». Gastroenterology (Revisión) 128 (4 Suppl 1): S79-86. PMID 15825131.
  59. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Fasano, A (2011 Jan). «Zonulin and its regulation of intestinal barrier function: the biological door to inflammation, autoimmunity, and cancer». Physiol Rev 91 (1): 151-75. PMID 21248165. doi:10.1152/physrev.00003.2008.
  60. Fasano, A (2009). «Conocimiento del diálogo de interacción entre el microbio y el hospedador». Ann Nestlé 67 (1): 9–18. doi:10.1159/000225912.
  61. Hollon, J; Puppa, EL; Greenwald, B; Goldberg, E; Guerrerio, A; Fasano, A (2015 Feb 27). «Effect of gliadin on permeability of intestinal biopsy explants from celiac disease patients and patients with non-celiac gluten sensitivity». Nutrients 7 (3): 1565-76. PMID 25734566. doi:10.3390/nu7031565.
  62. Fasano, A (2012 Oct). «Intestinal permeability and its regulation by zonulin: diagnostic and therapeutic implications». Clin Gastroenterol Hepatol 10 (10): 1096-100. PMC 3458511. PMID 22902773. doi:10.1016/j.cgh.2012.08.012.
  63. Federico Mayor Menéndez: Mecanismos de señalización celular: implicaciones fisiopatológicas.
  64. Manual de Patología General. Daño celular irreversible. Apoptosis. Universidad Católica de Chile.
  65. Lodish H., Berk A., Matsudaira P., Kaiser C. A., Krieger M., Scott M. P., Zipursky S. L., Darnell J. (2004). Molecular Biology of the Cell (5ena edición). Nova York: WH Freeman. p. 963.
  66. Alexandrov, Ludmil B.; Ju, Young Seok; Haase, Kerstin; Loo, Peter Van; Martincorena, Iñigo; Nik-Zainal, Serena; Totoki, Yasushi; Fujimoto, Akihiro et al. (4 de noviembre de 2016). «Mutational signatures associated with tobacco smoking in human cancer» [Firmas mutaciones asociadas con el tabaquismo en el cáncer humano]. Science (en inglés) 354 (6312): 618-622. ISSN 0036-8075. PMID 27811275. doi:10.1126/science.aag0299. Consultado el 20 de febrero de 2017.
  67. Jesús Merino Pérez y María José Noriega Borge: Crecimiento y diferenciación celular. Fisiología Celular. Universidad de Cantabria. Consultado el 14 de marzo de 2013
  68. Ksenya Shchors, Gerard Evan: Tumor Angiogenesis: Cause or Consequence of Cancer?. Cancer Res 2007; 67: (15). August 1, 2007.
  69. 1 2 Joan Massagué: Evolución y metástasis del cáncer. SEBBM 160, junio de 2009.
  70. Lourdes Rodríguez-Fragoso, Francisco Rafael Jurado-León, Jorge Alberto Reyes-Esparza: La proteólisis en la invasión y metástasis de la célula tumoral. Revista del Instituto Nacional de Cancerología, Vol. 46, Núm. 1, enero-febrero de 2000, pp 33-46.
  71. Trepat, Xavier: Mecánica de la migracíón celular. Investigación y Ciencia, noviembre de 2009.
  72. VV.AA: Oncogenes y genes supresores de tumores. Universidad Nacional del Nordeste, Facultad de Medicina, Cátedra de Bioquímica, 2002.
  73. Feliciano J. Ramos Fuentes: Genética y cáncer. Diagnóstico molecular. Boletín oncológico del área sanitaria de Teruel, 2013.
  74. Los biomarcadores oncológicos siguen ganando importancia. El Mundo, publicado el 20 de abril de 2010.
  75. Marcadores de tumores. Hoja informativa del Instituto Nacional del Cáncer (EE.UU). Consultado el 10 de febrero de 2013
  76. Tratamiento del cáncer de mama HER2 positivo en estadios tempranos. Información para los pacientes. Oncology nurse edition. Consultado el 10 de febrero de 2013.
  77. El receptor de EGF (EGFR): Una diana terapéutica para el tratamiento del cáncer y sus inhibidores. Biocáncer 3, 2006.
  78. Carlos Roa S, Iván Roa E, Xabier de Aretxabala U, Angélica Melo A, Gaspar Faría O, Oscar Tapia E: Mutación del gen K-ras en el cáncer de la vesícula biliar. Rev Méd Chile 2004; 132: 955-960, ISSN 0034-9887
  79. Mateo Lozano, Silvia: Sarcoma de Ewing: nuevas aproximaciones terapéuticas y búsqueda de dianas biológicas del oncogén EWS/FLI-1, 2007, (tesis doctoral).
  80. Angélica Rangel–López, Patricia Piña–Sánchez, Mauricio Salcedo: Variaciones genéticas del gen supresor de tumores TP53: relevancia y estrategias de análisis. Rev. Invest. Clín. v.58 n.3 México may./un. 2006
  81. ATM. Genetics Home Reference. Consultado el 27 de enero de 2013.
  82. VV.AA: Genética médica. Universidad de Barcelona, ISBN 84-475-2809-X. Consultado el 28 de enero de 2013.
  83. Genética y predisposición a cáncer. Sociedad Española de Oncología Médica. Consultado el 28 de enero de 2013.
  84. Grado de un tumor: preguntas y respuestas. Instituto Nacional del Cáncer. Consultado el 5 de febrero de 2013
  85. Estadificación del cáncer. Instituto Nacional del Cáncer. Hoja informativa. Consultado el 4 de febrero de 2013
  86. Agentes citostáticos. Protocolos de vigilancia sanitaria específica. Comisión de Salud Pública de Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, España, 2003.
  87. DIFERENCIAS EN LA CALIDAD DE VIDA: UN ESTUDIO LONGITUDINAL DE PACIENTES DE CÁNCER RECIBIENDO TRATAMIENTO DE QUIMIOTERAPIA.
  88. ANSIEDAD Y DEPRESIÓN. VALIDACIÓN DE LA ESCALA HAD EN PACIENTES ONCOLÓGICOS.
  89. 1 2 Terapias biológicas en el cáncer. Manual educativo para enfermería. European Oncology. Nursing Society. Consultado el 10 de febrero de 2013
  90. Rocío Cárdenas Cárdos: Trasplante de médula ósea. Medicina sur, México, vol. 7, núm. 2, abril-junio de 2000
  91. György, I. (2006). 110 Tratamientos contra el càncer. España: Herder.
  92. J.P. Arbizu: Factores psicológicos que intervienen en el desarrollo del cáncer y en la respuesta al tratamiento. Servicio de Oncología. Hospital de Navarra. Pamplona. Anales del Sistema Sanitario de Navarra, vol. 24, suplemento 1.
  93. Evaluación de las Dimensiones de Apoyo Social en pacientes Oncológicos.
  94. Adaptación Psicosocial de mujeres con cáncer de mama: Afrontamiento y Creencias de Control en la etapa de seguimiento.
  95. Definición cuidado paliativo, Instituto Nacional del Cáncer, Estados Unidos
  96. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Sociedad Española de Oncología Médica: La situación del cáncer en España. Consultado el 15 de febrero de 2013
  97. AECC: Cáncer de páncreas.
  98. 1 2 3 4 5 6 Instituto Nacional del Cáncer: Pronóstico del cáncer. Consultado el 6 de marzo de 2013
  99. Prevención del cáncer. Clínica Mayo. Consultado el 13 de febrero de 2013.
  100. ¿Puede prevenirse el cáncer?. Instituto Nacional del Cáncer, hoja informativa. Consultado el 3 de febrero de 2013
  101. 1 2 3 ACS Guidelines on Nutrition and Physical Activity for Cancer Prevention. Consultado el 27 de enero de 2013.
  102. Jaime Cornejo C.Orialis Villarroel G.: Antecedentes generales sobre las aflatoxinas y otras micotoxinas y elementos a tener en cuenta para el diseño de práctica correctas de cultivo y elaboración de nueces. División de Políticas Públicas Saludables y Promoción Departamento de Alimentos y Nutrición. Gobierno de Chile.
  103. Sánchez-Sañdaña: Radiación ultravioleta y cáncer a la piel. Dermatología Peruana 2009, Vol 19(4).
  104. Alberto Serrano, Myrna Candelaria-Hernández, Jaime De la Garza Salazar y Luis Alonso Herrera: Helicobacter pylori y Cáncer Gástrico. Serrano et al, Cancerología 4 (2009): 193-204.
  105. Cáncer de piel: células basales y células escamosas. Americam Cancer Society. Consultado el 31 de enero de 2013.
  106. VV.AA: Exposición a carcinógenos laborales en España: aplicación de la base de datos CAREX. Arch Prev Riesg Labor 2000; 3 (4); 153-159.
  107. Infección VIH y SIDA. American Cancer Society. Consultado el 10 de febrero de 2013
  108. Silvia de Sanjosé Llongueras, Ana M. García García: Virus del papiloma humano y cáncer: Epidemiología y prevención, 4.ª monografía de la Sociedad Española de Epidemiología. Consultado el 31 de enero de 2013.
  109. American Cancer Society: Guidelines for the Early Detection of Cancer. Consultado el 24 de febrero de 2013
  110. Programa de cribado de cáncer de cuello de útero en el Servicio Vasco de Salud.
  111. Programa de Detección Precoz del cáncer de mama dirigido a mujeres entre 50 y 69 años. Servicio Andaluz de Salud. Consejería de Salud y Bienestar Social. Consultado el 18 de febrero de 2013
  112. Gøtzsche PC, Nielsen M (2011). «Screening for breast cancer with mammography». En Gøtzsche, Peter C. Cochrane Database Syst Rev (1): CD001877. PMID 21249649. doi:10.1002/14651858.CD001877.pub4.
  113. Asociación Española Contra el Cáncer: Diagnóstico precoz de cáncer de colon. Consultado el 28 de febrero de 2013
  114. E. Quintero Carrión. D. Nicolás Pérez: Tumores gástricos. Tratamiento de las enfermedades gastroenterológicas 3.ª edición.
  115. «Cancer in Boxer Dogs.» All Boxer Info. Consultado el 6 de marzo de 2013.
  116. José Enrique Zaldívar Laguía: Oncología felina II. El Mundo del Gato. Consultado el 6 de marzo de 2013.
  117. VV.AA: p.53. «Expression and Environmental Tobacco Smoke Exposure in Feline Oral Squamous Cell Carcinoma.» Veterinary Pathology May 2004 vol. 41 no. 3 209-214, doi: 10.1354/vp.41-3-209.
  118. Elena María Martínez de Merlo, Carmen Pérez Díaz: Situación actual de la oncología de pequeños animales en España.
  119. VV.AA: Prevalencia de tumor venéreo transmisible en perros callejeros de la ciudad de Mérida, Yucatán, México. Rev Biomed 2003; 14:83-87.
  120. «Experts tackle the devil's tumour.» 20 de febrero de 2007. BBC News.
  121. Muy interesante: ¿Las plantas tienen cáncer?.
  122. Kado, C.I. 2002. Crown gall. The Plant Health Instructor. DOI:10.1094/PHI-I-2002-1118-01

Enlaces externos

This article is issued from Wikipedia. The text is licensed under Creative Commons - Attribution - Sharealike. Additional terms may apply for the media files.