Criptozoología

La criptozoología (del griego κρυπτος cryptos, 'oculto', ζωος zoos, 'animal' y λογος logos, 'estudio'; literalmente: 'el estudio de los animales ocultos') es una pseudociencia que se ocupa de la búsqueda de animales cuya existencia no ha sido probada. Los animales de interés criptozoológico son llamados «críptidos», término acuñado por John Wall en 1983.[1] Esto incluye a especímenes vivos de especies extintas, como dinosaurios no aviares; animales que carecen de evidencia pero aparecen en mitos, leyendas o reportes oculares, como Piegrande, el Chupacabras o el Monstruo del lago Ness;[2] y animales salvajes lejos de sus zonas geográficas, como gatos fantasmas (también llamados grandes felinos alienígenas).

La criptozoología no es una rama reconocida de la zoología ni de ninguna otra disciplina científica.[2] Es un ejemplo de pseudociencia debido a que confía fuertemente en pruebas anecdóticas, relatos y supuestos avistamientos.[3][4][5]

Criptozoología

El objetivo de esta disciplina es la búsqueda de supuestos animales considerados extintos o desconocidos para la ciencia, en algunos casos teniendo orígenes en la mitología y el folclore. La criptozoología ha recibido poca consideración por la comunidad científica y el escepticismo científico,[6][7] quienes la consideran una pseudociencia.

La criptozoología, desde un punto de vista objetivo, es un fenómeno cultural relevante en los medios de comunicación y la cultura de masas, y tiene un seguimiento similar al fenómeno ovni, con el que en algunos casos se relaciona. Genera un mercado de importancia económica, que en determinados casos es el principal impulsor del turismo local y rural, relacionado con el medio natural. El fenómeno-mito, vinculado ahora a los medios de comunicación, está extendiéndose a supuestos avistamientos de animales escapados, con características más o menos fantásticas y que ocupan intermitentemente los medios de comunicación. Sus características son muy variables, desde pequeños gusanos y artrópodos a grandes vertebrados, y desde animales extinguidos que "prueban" su existencia, a supuestos ataques de predadores (lobos, cocodrilos, osos, buitres, jaguares, etc.), y a fauna exótica, extraterrestre, mutante o creada en los laboratorios y escapada de centros de investigación o cría.

Aunque popular y antiguamente se asociaba a la criptozoología con todas las criaturas mitológicas presentes en los mitos o leyendas, los criptozoólogos modernos no se dedican a estudiar todas estas criaturas fantásticas. Para que una de ellas sea estudiada y catalogada como críptido, debe de presentar las características anteriormente mencionadas. Mitos relacionados son tratados por escritores en lengua inglesa considerados "anomalistics", (representada en España por la Fundación Anomalía) o "fortean" y "forteanos" y divulgadores de "anomalous phenomena" y suelen quedar fuera los relacionados con los "psico" fenómenos y las "para" ciencias y los fenómenos paranormales.

Igualmente, la criptozoología incluye dentro de su ámbito ciertos descubrimientos más o menos inesperados de la zoología, que son citados y utilizados como justificación de su disciplina. Entre estos animales cabe destacar la mariposa esfinge de Morgan (cuya existencia fue predicha por Charles Darwin), el calamar gigante (del cual afirman que originó la leyenda del kraken), el celacanto (que se creía extinto), o el okapi (cuyo descubrimiento causó impacto mundial), entre otros.

Historia

La invención de este término suele atribuirse al zoólogo Bernard Heuvelmans, quien definió la criptozoología como «el estudio de los animales sobre cuya existencia sólo poseemos evidencia circunstancial y testimonial, o bien evidencia material considerada insuficiente por la mayoría». Su libro de 1955 «Tras la pista de animales desconocidos» es a menudo visto como el génesis de esta disciplina, pero el mismo Heuvelmans remontó dichos orígenes a Anthonid Cornelis Oudemans y su estudio de 1892 «La gran serpiente marina». Tuvo una gran influencia entre un nutrido grupo de autores, Willy Ley, que en 1941, 1945 y 1948 publicó en Viking Press, en U.S.A. "The Lungfish, the Dodo and the Unicorn" traducido a numerosos idiomas y publicado en español por Espasa-Calpe en 1963.

Heuvelmans argumentó que la criptozoología debía ser practicada con rigor científico, pero también con una actitud abierta e interdisciplinaria, dando a estos términos un sentido ajeno al de «rigor científico». Además, según Heuvelmans, se debe también prestar especial atención a las tradiciones y creencias populares sobre estas criaturas. Aunque suelen estar cubiertas de elementos fantásticos e inverosímiles, las leyendas populares pueden contener alguna parte de verdad que pudiera ayudar a guiar la investigación de los informes sobre «animales inusuales». En España, existe una obra temprana sobre el tema, de José Luis Barceló, editada por Telstar en 1967 y titulada «Animales desconocidos sobre la tierra».

La editorial Espasa Calpe, publicó en 1963 «El pez pulmonado, el dodo y el unicornio» traducido del inglés por José Banfi y Alfredo B. Besio, de Willy Ley y publicado originalmente bajo el título de «The Lungfish, the dodo, and the Unicorn» en 1941, 1945 y 1948 por The Viking Press Inc. En la década de los 80 Vadim Chernobrov escribió varios libros sobre eventos relacionados con animales del centro de Rusia. Entre los criptozoólogos con titulación universitaria en Zoología se encuentran, además del fundador Bernard Heuvelmans, a Karl Shuker, Loren Coleman, Ben S. Roesch, Anthonie Cornelis Oudemans, y otros.

El okapi, que por años fue conocido solo por los relatos recopilados de los pigmeos, es usado como emblema de la International Society of Cryptozoology, a pesar de no haber sido descubierto por criptozoólogos. Actualmente, la afición a la criptozoología y los animales fantásticos está en auge: hay muchas páginas de internet de aficionados a los misterios y seguidores de temas relacionados, que tienen su reflejo en películas, atracciones temáticas, museos locales, revistas, programas de radio y otros medios y numerosas empresas privadas y organismos públicos promocionan y rentabilizan la criptozoología y la búsqueda de animales legendarios como un medio para vender sus productos o atraer turistas.

Críticas a la criptozoología y sus réplicas

Entre las críticas realizadas a la criptozoología destacan:

Según los criptozoólogos, esa afirmación denota, o bien un absoluto desconocimiento de la historia de la zoología, o bien simple mala fe. Según ellos el problema de fondo radica en que la criptozoología, por su propia definición, es la única disciplina cuyos éxitos disminuyen su campo de aplicación: toda nueva especie descrita sale automáticamente de la criptozoología para entrar en la zoología.[8] Un caso que se suele citar como descubrimiento de un críptido es el del kraken, del que los seguidores de la criptozoología alegan que corresponde a varias especies de calamares gigantes. A esto los críticos responden que los calamares gigantes no son el kraken.
Las faltas de evidencias a la hora de encontrarlos se justifican con explicaciones ad hoc ("es un animal tímido", "se esconde en áreas poco exploradas", "su población es muy escasa", etc.). Igualmente, de forma equivocada, hay "críptidos" originados en el folklore que se les asignan nombres zoológicos (violando las normas de la nomenclatura zoológica), se les describe y se les identifica con animales fósiles, etc; todo ello sin pruebas sólidas de su existencia. Por estas razones, los escépticos y científicos las consideran como una pseudociencia.
Además una de las grandes dificultades con los que cuenta la criptozoología es que resulta imposible desde un punto de vista racional y científico el demostrar la existencia de ciertos animales singulares. La explicación es sencilla: aquellos que mantienen la existencia de seres folklóricos o mitológicos como el monstruo del Lago Ness, Pie Grande, etc. olvidan que la existencia de un único individuo de una especie de forma indefinida en la naturaleza, es genética y naturalmente imposible. Es necesaria una población mínima de individuos de una especie para conseguir la reproducción y asegurar la necesaria diversidad genética que les haga subsistir en su medio. Así, al admitir la existencia de "Nessie" por ejemplo, se estaría admitiendo implícitamente la existencia no de un sólo individuo sino de una población genéticamente viable de estos supuestos seres.

Críptidos

Monstruo del lago Ness (Pintura) de Heikenwaelder Hugo.
Una serpiente marina del libro History of the Northern peoples del autor Olaus Magnus (1555).

Una muestra reducida de los criptidos que constituyen la búsqueda de la criptozoología, recoge animales, pero también plantas y seres no adscritos a ningún reino. Los pertenecientes al reino animal, pueden estar relacionados con animales, o ser humanoides. Son seres voladores, terrestres o acuáticos. Dentro del medio acuático se han descrito para cualquier ambiente: habitantes de ríos y aguas subterráneas, lacustres, marinos...

Entre las criaturas criptozoológicas más abundantes se encuentran las acuáticas. lacustres como el monstruo del lago Ness o Mokèlé-mbèmbé, marinas como la serpiente marina o el pulpo gigante. También hay criaturas terrestres como el Mokele-Mbembe o el mapinguarí. Algunos son de rasgos humanoides, destacando entre estos: Sirenas, Chupacabras, Orang Pendek, Pie Grande, y el Yeti. También hay "insectos" voladores como los rods.

Criaturas pseudocriptozoológicas

También existe otro grupo de criaturas a las que popularmente aún se identifica como críptidos, pero que la mayoría de los criptozoólogos modernos descartan que pertenezcan a su área de estudio, debido a que:

Entre las criaturas pseudocriptozoológicas encontramos aladas como el Hombre polilla, y criaturas terrestres como el Gnomo de Gerona.

Igualmente en la criptozoología, con frecuencia existen falsificaciones realizadas a partir de restos animales de supuestas criaturas que en algún momento fueron consideradas como críptidas. Ejemplos de ello destacan los Sirenos y sirenas realizados por artistas chinos o del sudeste asiático y que se vendían a los marineros, estaban fabricados a partir de pequeños monos cosidos a peces, o peces cartilaginosos recortados y manipulados para darles un aspecto de sirenido, de la familia de las rayas y mantas.

Véase también

Referencias

  1. Coleman, Loren and Clark, Jerome.Cryptozoology A to Z: The Encyclopedia of Loch Monsters, Sasquatch, Chupacabras, and Other Authentic Mysteries of Nature. New York: Fireside/Simon and Schuster, 1999
  2. 1 2 Simpson, George G. (1984). «Mammals and Cryptozoology». Proceedings of the American Philosophical Society (American Philosophical Society.) 128 (1): 1-19. JSTOR 986487.
  3. Carroll, Robert T. (1994-2009). «The Skeptic's Dictionary». Consultado el 26 de agosto de 2010.
  4. Shermer, Michael; Linse, Pat (2002). The Skeptic Encyclopedia of Pseudoscience. ABC-CLIO. ISBN 1-57607-653-9.
  5. H. James Birx (6 de enero de 2009). Encyclopedia of time: science, philosophy, theology, & culture. SAGE. pp. 251-. ISBN 978-1-4129-4164-8. Consultado el 2 de septiembre de 2011.
  6. «El Yeti y otros bichos ¡Vaya timo!».
  7. Chordá, Carlos. Editorial Laetoli, ed. El Yeti y otros bichos ¡Vaya timo!. p. 136. ISBN 9788493566128.
  8. Algunos éxitos de la criptozoología

Bibliografía

Enlaces externos

This article is issued from Wikipedia. The text is licensed under Creative Commons - Attribution - Sharealike. Additional terms may apply for the media files.